Bienvenidos al mundo de la distribución cinematográfica, un mundo que va de la mano de la producción, hasta el punto que yo considero una parte de la misma. Recordamos las diferentes fases Preproducción, producción y postproducción.

En la fase de distribución, como todos los ámbitos de la producción en sí y en la vida, ha cambiado muchísimo en los últimos años y en ella al igual que en todos los aspectos puedes ser creativo de todas las formas posibles.

Definición de distribución cinematográfica

La distribución cinematográfica no es más que la venta de nuestra producción una vez realizada. La distribución puede darse por proyección en salas, o ventas por derechos de emisión a televisiones u otras plataformas. Y después de eso se pueden vender en soportes digitales a tiendas, o desde cualquier punto de venta que se nos pueda ocurrir. Así de simple.

Esta fase es simple, sin embargo se a de tener especial cuidado y dedicación sobre ella, ya que será la que marcará el camino de nuestra producción. Contra más éxito y mejor cuidada este esta fase, más éxito tendrá nuestro film o serie o incluso cortometraje.

Donde distribuir nuestra producción

Existen varios lugares donde vender los derechos de nuestra producción, tal y como he dicho en los párrafos anteriores. Por supuesto todo depende de el plan que tengamos para nuestra producción y de qué tipo de producción se trate.

En primer lugar vamos con un punto de distribución clásico, las salas de cine. En el caso de películas, y desde el principio de los tiempos del cine, la distribución en cines y la recaudación por taquilla ha sido la principal fuente de ingresos y recuperación del coste de una producción. De modo que es importante si tenemos una película estrenarla en el mayor número de cines posibles, por lo que en este caso existe una difícil negociación, dependiendo siempre del tipo de película, actores que salgan en ella, etc.

En segundo lugar tenemos las ventas a televisiones y más actualmente a plataformas, donde van muchas series de calidad, equiparables al cine, y películas del mismo calado que no necesitan pasar por cines.

En este caso tan actual, las películas no es que sean telemovies, como solíamos conocerlas, es que las plataformas productoras tienen tantos seguidores que no hace falta que pasen por el cine, ya que la audiencia a través de su pantalla sería igual o más amplia.

En el tercer caso, y esto puede ser un complemento para toda producción, como he dicho siempre dependiendo del plan de distribución a seguir, existen la venta en los soportes digitales que todos conocemos, para coleccionistas, nostálgico o para ofrecer contenidos extras de diferentes tipos. Este tipo de distribución se realizan a través de puntos de ventas de todo tipo, desde centros comerciales, grandes marcas o desde páginas oficiales y particulares.

Por último no debemos olvidar que si nuestra película y más bien nuestros cortometrajes son de corte más alternativo, bajo coste, independientes o actores y técnicos no reconocidos también tenemos un lugar donde acudir, en muchas ocasiones muy interesante ya que puede abrir muchas puertas.

Estos lugares son los certámenes y los concursos realizados por todo el mundo, en los que poder mostrar o entrar a concurso con nuestra producción. Ofreciendo al mundo nuestro talento en todas sus facetas.

Promocion cinematografica

Esta parte es muy importante a la hora de dar conocer nuestra producción y decirle al mundo no solo que hemos hecho una película o serie, sino donde pueden verla.

Por supuesto la promoción empieza por un plan que se desarrolla, en muchos casos durante la fase de producción y se extiende hasta las salida de la pelicula o serie en cines u otras plataformas.

No debemos olvidar que la competencia es siempre muy alta ya que en la actualidad el número de producciones se a multiplicado exponencialmente. Es por eso que la promoción y el marketing se encargan de resaltar nuestra producción por encima del resto.

El mundo de las plataformas

Actualmente se está dando un caso muy curioso y que todos los productores y realizadores deberíamos aprovechar. Es el caso de las plataformas de internet y la competencia brutal que hay entre todas ellas.

Si bien reconocemos sus nombres nada más verlos no debemos olvidar que la guerra entre ellas acaba de comenzar y que cada vez harán más por tener contenido exclusivo para satisfacer a sus millones de usuarios en todo el mundo.

Esto que por un lado puede suponer una oportunidad debemos tomarlo con mucha cautela, y negociar debidamente cada paso, ya que en muchas ocasiones por el entusiasmo podemos llegar a cometer errores. Sobro todo por que pueden restringir nuestro plan de distribución.

No obstante es un lugar a tener muy en cuenta para incluir en dicho plan de distribución.

En resumen

La distribución cinematográfica se debería tomar como una fase más de la producción y tanto lo haga una empresa externa a la productora en sí, como si la hace la propia distribuidora hay que tener especial atención en esta fase, ya que supone la diferencia entre el éxito y el fracaso de nuestra película o serie.

Espero que os haya gustado este post de distribución cinematográfica, si queréis ampliar información podéis hacerlo en el curso de cine paso a paso, o en el apartado de consulting donde me tendrás a tu disposición siempre que lo necesites.