Hoy os traigo las diferencias entre ciencia ficción dura y ciencia ficción blanda, pero desde mi punto de vista, por supuesto sin ánimo de ofender, con diferentes opiniones, solamente aclarando estos dos conceptos desde mi punto de vista y con mis propias definiciones.

Aunque estos términos se han puesto de moda de una forma u otra, conviene aclarar de dónde vienen y cómo se analizan para que los fans de la ciencia ficción podamos identificar la ciencia ficción dura y ciencia ficción blanda y poder disfrutarla en consecuencia.

Ciencia ficción dura vs ciencia ficción blanda

ciencia ficcion dura vs ciencia ficcion blanda by carlos lorite

La ciencia ficción blanda se define como oposición a la ciencia ficción dura.

Durante la edad de oro la ciencia ficción tuvo un carácter claramente divulgativo, al menos entre los escritores serios como Isaac Asimov, Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke. Entre estos autores surgió una rama del género en el que la ciencia y la tecnología eran tratados con absoluto rigor: esto es lo que se llamó ciencia ficción dura (en concreto, Clarke fue uno de los máximos exponentes de este subgénero).

Hubo, sin embargo, otros autores cuyas obras, pese a ser consideradas ciencia ficción, admitían muchas licencias en cuanto al rigor científico (Ray Bradbury y sus Crónicas marcianas serían un magnífico ejemplo). No hablamos exactamente de space opera (aunque ésta se tomó notables licencias en cuanto a la plausibilidad de sus «explicaciones científicas») sino más bien de obras con un carácter literario o poético mucho más elaborado.

La nueva ola trajo consigo escritores como Ursula K. LeGuin y Philip K. Dick, cuya ciencia ficción se alejaba definitivamente de los estándares de la ciencia ficción dura, buscando una mayor calidad literaria y, sobre todo, especular acerca del hombre mismo, abandonando toda intención divulgativa (al menos desde el punto de vista de las ciencias puras).

[amazon_link asins=’B013JSDY1Q,B005C2UF0Q,B072BBQX5C,B00FJ3O1AS,B0027UY8B8,B00NQXC2YU’ template=’ProductCarousel’ store=’depeliculasin-21′ marketplace=’ES’ link_id=’db39778d-dec5-11e8-9ff0-9fefb00fd14d’]

Este segundo tipo de ciencia ficción es el que se denomina ciencia ficción suave.

La ciencia ficción dura o ciencia ficción hard, traducción literal del término inglés hard science fiction (en ocasiones abreviado como hard SF), es un subgénero de la ciencia ficción caracterizado por conceder una especial relevancia a los detalles científicos o técnicos de la narración.12​ El término fue utilizado por primera vez en 1957 por P. Schuyler Miller en una reseña sobre la novela Islands of Space de John W. Campbell, Jr., publicada en la revista Astounding Science Fiction.345​ El término complementario ciencia ficción blanda, que surgió por analogía con el concepto «ciencia ficción dura»,6​ apareció por primera vez a finales de la década de 1970 como un modo de describir la ciencia ficción en la cual la coherencia científica no es relevante o en la que no se tienen en cuenta los conocimientos científicos de la época.

El término se formó por analogía con la distinción popular entre las ciencias «duras» (ciencias naturales) y «blandas» (ciencias sociales). Sin embargo, estos conceptos no forman parte de una categorización rigurosa, sino que son una forma de definir las historias que los críticos y el público han encontrado útil. En realidad, no existe una clasificación dicotómica entre ciencia ficción «dura» y «blanda», sino que hay distintas escalas entre la ciencia ficción «más dura» y la «más blanda».

Análisis de definición de ciencia ficción dura y blanda.

Vale, al margen de estas definiciones aclararemos ciertos aspectos, la ciencia ficción dura, es la que se basa en un estricto orden de la ciencia, MENTIRA. Tendríamos que decir que es un orden lo más aproximado posible a la ciencia y es que como creador de ficción y apasionado del género de ciencia ficción, y tras llevar desarrollando mi última obra de ficción más de 3 años, he podido ver en todas las películas y libros de ciencia ficción que me han inspirado a lo largo de los años y que me han impulsado, una constante.

La constante que yo considero de ciencia ficción dura y blanda es la siguiente. En el caso de la ciencia ficción dura de la que estoy muy agradecido a estos geniales autores pioneros del genero y a esta edad de oro que creó los padres de la ciencia ficción, nos encontramos obras fantásticas, pero no con el rigor científico que tanto se trae a colación, y es que en este caso tengo que volver a hacer de abogado del diablo y sembrar la duda, ya que la tecnología que ellos manejaban estaba basada en los avances y el desarrollo de la época para llegar a la estrellas.

Me explico, es muy sencillo, hoy en dia los tomamos como mundos distópicos, algo así como el steampunk, el cyberpunk, el dieselpunk, que nos muestran tecnologías asociadas a los mundo vitorianos, la tecnología de los 80 y la posibilidad de que ganaran los Nazis las segunda guerra mundial.

[amazon_link asins=’B013JSDY1Q,B005C2UF0Q,B072BBQX5C,B00FJ3O1AS,B0027UY8B8,B00NQXC2YU’ template=’ProductCarousel’ store=’depeliculasin-21′ marketplace=’ES’ link_id=’db39778d-dec5-11e8-9ff0-9fefb00fd14d’]

Es por tanto fácil pensar que estos autores pensaran el futuro a partir de la tecnología que existía, sobre todo de la nuclear, algo que actualmente sabemos que no es la única alternativa para llegar a las estrellas, es mas, habría que seguir investigando para dar solución a las grandes distancias del universo a través de otros medios de impulsión.

Otro punto a tener en cuenta es que los personajes de las historias tienen que ser atractivos y la ciencia pura y dura, hace que las historias se alejan del común de los mortales, es por eso que tenemos siempre que meter tintes de ficción en todas las historias, con el fin de acercarlas tanto al público como a la ciencia lo máximo posible.

Por este motivo decía que iba a definir a mi forma la ciencia ficción dura y blanda. En este caso el punto de discusión está en la ciencia ficción dura, por tanto allá va esta mini definicion.

La ciencia ficción dura es aquella que está lo más próxima posible a la ciencia real, mientras que la ciencia ficción blanda es aquella que no toma en cuenta este factor, a lo que me gustaría añadir que una consecuencia derivada de la ciencia ficción dura es que el desarrollo de la historia es más crudo, ya que los personajes se enfrentan a situaciones que quizá pasan más desapercibidas pero que son vitales en este semi rigor de la ciencia.

Por ejemplo, una saga muy amada por todos los fans, pero que es un disparate en cuanto a la ciencia, es Star Wars, aunque meten algunos factores científicos a lo largo de la historia de cada película, en otros casos hacen burradas, como entrar en planetas a pelo, no usar trajes espaciales, o saltar al hiperespacio entre asteroides, etc. Algo que parece super cool y queda de lujo para los efectos especiales, pero que sería catastrófico para la fisonomía humana si esto se diera en la realidad .

Sin embargo estos aspectos que se acercan a la ciencia más estricta es algo que tratan muy bien en la serie de The Expanse y en la mayoría de puntos de la saga Fundación de Asimov. Sin duda dos grandes referentes para el citado desarrollo que llevó a cabo bajo el nombre de Beyond Space.

Ejemplos de ciencia ficción dura y blanda.

Dicho esto, ha llegado la hora de poner ejemplos de películas en ambos lados de la ciencia ficción.

[amazon_link asins=’8448005848,849908320X,8434407264,8435018369,8466660151,8466659730′ template=’ProductCarousel’ store=’depeliculasin-21′ marketplace=’ES’ link_id=’685cb656-dec5-11e8-a376-f9cbb77e6c7b’]

Ciencia ficción dura

Saga de la Fundación (1942) de Isaac Asimov

Misión de gravedad (1953) de Hal Clement, donde se nos describe la vida en un planeta con gravedades que oscilan entre las 3 y las 600 G.

Tau Zero (1970) de Poul Anderson, donde una nave sin control se acerca a la velocidad de la luz produciéndose todo tipo de efectos extraños.

Mundo Anillo (1970) de Larry Niven, en la cual se nos describe un mundo con forma anular que se extiende alrededor de toda la órbita de su sol.

Cita con Rama (1973) de Arthur C. Clarke.

Huevo del dragón (1980) de Robert L. Forward,11​ en la que nos asombramos con la descripción de formas de vida en una estrella de neutrones.

Cronopaisaje (1980) de Gregory Benford, de las que más se han acercado a cómo es en realidad el mundo científico, mezclado con una trama de comunicaciones con el pasado.

Fiasco (1986) de Stanisław Lem, en la cual el autor nos sorprende con una visión un tanto pesimista de la capacidad tecnológica humana que llega al punto de ser hábil en la resurrección de muertos y en la manipulación del tiempo y de un sistema planetario entero.

La trilogía marciana (Marte rojo (1992), Marte verde (1993), Marte azul (1996)) de Kim Stanley Robinson,1213​ en la que se describe la terraformación de Marte.

Cuarentena (1992) de Greg Egan, que mezcla metafísica con física cuántica.

Ciencia ficción Blanda.

En torno a este apartado destacaría al prolífico Philip K. Dick, como maximo exponente.

El hombre en el castillo (1962) de Philip K. Dick, transcurre en un universo alternativo en el cual los Estados Unidos de América son gobernados por las potencias de un Eje victorioso tras la Segunda Guerra Mundial. Esta novela está considerada como una obra destacada del subgénero denominado «historia alternativa«, y es la única obra dickiana que ganó un Premio Hugo.

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968) de Philip K. Dick, un cazador de recompensas vigila la población local de androides en una Tierra envenenada y devastada por una guerra nuclear, de la cual se han marchado todas las personas «de éxito». Los únicos que permanecen en el planeta son los que carecerían de perspectivas en otro mundo. Todos los androides (también conocidos como «andrillos») tienen una fecha de muerte prefijada de antemano. Sin embargo, unos pocos andrillos buscan escapar a su destino y suplantar a los humanos en la Tierra.

Influencia en el cine

Blade Runner (Ridley Scott, 1982) basada en su novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de 1968.

Total Recall (Paul Verhoeven, 1990) basada en su relato Podemos recordarlo por usted al por mayor de 1966.

Screamers (Christian Duguay, 1995) basada en su relato La segunda variedad de 1953.

Total Recall 2070 (Mario Azzopardi, 1999) serie televisiva basada en su relato Podemos recordarlo por usted al por mayor de 1966 y en el largometraje homónimo de 1990.

Screamers: the Hunting (Sheldon Wilson, 2009) secuela del largometraje del mismo nombre de 1995.

Philip K. Dick’s Electric Dreams (2017) serie de televisión de antología y ciencia ficción basada en el trabajo de Dick.

Blade Runner 2049 (Denis Villeneuve, 2017) continuación de la película homónima y basada también en su novela ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? de 1968.26

Otros autores destacados pueden ser Ursula Kroeber Le Guin y  Ray Bradbury

[amazon_link asins=’1598530496,8445075381,8445005596,0575132442,8445001353,8445000209′ template=’ProductCarousel’ store=’depeliculasin-21′ marketplace=’ES’ link_id=’b9e0be80-dec4-11e8-b331-df1f63731852′]

En resumen.

Como he dicho al comparar ambos lados de este apasionante género no debe de llevarnos ni aun extremos ni a otro, simplemente debemos saber en qué lugar estamos, o mejor dicho en qué lugar se encuentra el film o serie que vamos a ver, para disfrutarla  todos los niveles.

Hasta aquí esta comparativa, con ligeras opiniones, no olvidéis seguirme en las redes sociales, el canal de youtube, o suscribiros al blog, para estar al tanto de todas las novedades en torno a los secretos del cine, y otras muchas sorpresas que estoy preparando.