En el post de hoy voy a repasar algunos de los libros más relevantes de la ciencia ficción de todos los tiempos, de mando por supuesto de los mejores autores del género.En este caso vamos a repasar uno de los conceptos de la ciencia ficción más interesante, la ciencia ficción distópica, cuya definición y ampliación del término podemos ver en el post de ciencia ficción distópica que dedique a este apasionante concepto y que podeis ver aqui.

10 grandes libros clásicos de ciencia ficción distópica

Empezamos ya con la lista de las 10 cuentos, relatos o novelas de ciencia ficción distópica que creo todo amante del género debe leer y que posiblemente más adelante podamos analizar más detenidamente cada una de ellas, o al menos alguna, con el fin de descubrir los rincones más interesantes de este género, y todos los recodos de interés de dichas novelas.

Ni que decir tiene que en muchas ocasiones está novelas se han adaptado al cine de una u otra forma, no obstante aunque las hayamos visto en la gran pantalla no quiere decir que dejemos de leerlas, ya que se encuentran seguro otros puntos de vista, inspiración extra, secuencias que podamos echar de menos en las adaptaciones, y un largo etcétera.

 

Neuromante – William Gibson – 1984

 10 grandes libros clásicos de ciencia ficción distópica - NeuromanteHaz click aqui para conseguirlo

Sinopsis

Un futuro invadido por microprocesadores, en el que la información es la materia prima. Vaqueros como Henry Dorrett Case se ganan la vida hurtando información, traspasando defensas electrónicas, bloques tangibles y luminosos, como rascacielos geométricos. En este espeluznante y sombrío futuro la mayor parte del este de Norteamérica es una única y gigantesca ciudad, casi toda Europa un vertedero atómico y Japón una jungla de neón, corruptora y brillante, donde una persona es la suma de sus vicios.

Neuromante es considerada como la primera gran novela que dio forma al género cyberpunk, uno de los más importantes de la ciencia ficción a finales del siglo XX y que consagró a su autor, el canadiense William Gibson, como uno de los maestros del género.

William Ford Gibson

Gibson nació en Conway (Carolina del Sur) el 17 de marzo de 1948, una población cercana al lugar donde sus padres solían veranear. Su padre William Ford Gibson Jr. era director de una empresa de construcción y su madre Elizabeth Otey Williams ama de casa, ambos de la pequeña localidad de Wytheville, en el estado de Virginia. Durante su infancia temprana la familia Gibson tuvo que cambiar frecuentemente de residencia siguiendo los proyectos de construcción del padre, hasta que se establecieron definitivamente en Norfolk, donde Gibson comenzó sus estudios primarios.1​ Un año después, su padre murió ahogado en un restaurante durante un viaje de negocios y su madre regresó a Wytheville. Gibson describiría el lugar como «un sitio donde la modernidad había llegado hasta cierto punto, pero era mirada con profundo recelo».

Gibson se convirtió en un tímido y desgarbado adolescente en un ambiente fuertemente religioso que rechazaba. Se refugió en la literatura de ciencia ficción, pasando la mayor parte de su tiempo escuchando discos y leyendo libros. Con 13 años compró, a espaldas de su madre, una antología de la generación Beat. Debido a su pobre rendimiento escolar, Elizabeth amenazó con enviarlo a un internado a lo que él reaccionó entusiásticamente. Fue enviado a la Escuela para Niños del Sur de Arizona en Tucson. En su examen de aptitud SAT consiguió un 148 sobre 150 en escritura, pero sólo un 5 sobre 150 en matemáticas para consternación de sus profesores.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Limbo – Bernard Wolfe – 1952

 

Sinopsis

Limbo transcurre en gran parte en el año 1990 de un futuro en el que la Tercera Guerra Mundial se ha producido y en el que unas nuevas ideas filosóficas y sociales rigen tanto el mundo capitalista como el socialista. Dicho ideario parte de una interpretación deformada de las reflexiones que escribió el protagonista de la novela, un neurocirujano llamado Dr. Martine en su diario antes de desaparecer en la guerra. El Doctor afirma que el ser humano es violento por naturaleza y que las guerras son inevitables mientras el hombre tenga extremidades. El fanatismo y manipulación de dichas ideas llegan a tal punto que, para conjurar la agresividad innata del ser humano, la sociedad se ha autoimpone una filosofía de mutilación física.

La trama de la novela, bastante extensa y compleja por sus reflexiones filosóficas, cuenta como el Dr. Martine no fallece en la guerra como se creía, sino que en realidad se refugia en una isla donde vive por los siguientes años aislado de la deriva del mundo. Posteriormente vuelve a la sociedad y descubre que esta se ha convertido en una abominación basada en sus propias ideas totalmente malinterpretadas. Las múltiples consecuencias filosóficas y psicológicas que este conflicto plantean trascienden del hilo argumental y conforman una obra de tintes muy profundos.

Limbo es una pionera en el campo de la anti-útopia y describe una sociedad enferma, que en realidad no es más que un reflejo de la sociedad de la época en la que escribió Wolfe: la Guerra Fría.

Bernard Wolfe

Nació en New Haven (Connecticut) el 28 de agosto de 1915. Estudió en la Universidad de Yale y trabajó en la marina mercante de los Estados Unidos durante los años 30. En la Segunda Guerra Mundial fue empleado como corresponsal de guerra por varias revistas, posteriormente en 1946 comenzó a escribir ficción. Murió de un infarto el 27 de octubre de 1985 en Calabasas, California.

Wolfe trabajó brevemente como secretario y guardaespaldas de León Trotski durante su exilio en México. El 20 de agosto de 1940 no estaba de turno cuando Trotsky fue asesinado por el comunista español Ramón Mercader. Después de la muerte de Trotsky, Wolfe permaneció fiel tanto a la herencia personal de Trotsky como a su credo político. El protagonista de la novela de 1959 de Wolfe The Great Prince Died es un retrato del organizador del Ejército Rojo, representado con admiración y respeto.

Aunque desarrolló diferentes géneros e incluso escribió guiones para televisión es conocido principalmente por su novela Limbo (1952).

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Sueñan los androides con ovejas eléctricas – Philip K. Dick – 1968

Sinopsis

Una de las mejores novelas de Philip K. Dick, y sin duda la más leída, esta obra es una alucinante pesadilla tecnológica, cuyo tema principal es el impreciso límite que existe entre lo natural y lo artificial. En un mundo devastado por la guerra, lleno de restos tecnológicos y bloques de apartamentos vacíos, Rick Deckard es un cazador mercenario cuya tarea consiste en retirar de la circulación a los androides rebeldes. Pero los Nexus 6 son androides con características especiales, casi humanos. En esta novela se basó Ridley Scott para su película Blade Runner, un hito en el género de la ciencia ficción, que recrea con lógica implacable algunas de las características del mundo contemporáneo y plantea una serie de temas de plena actualidad.

Philip k. Dick

fue un prolífico escritor y novelista estadounidense de ciencia ficción, que influyó notablemente en dicho género. Dick trató temas como la sociología, la política y la metafísica en sus primeras novelas, donde predominaban las empresas monopolísticas, los gobiernos autoritarios y los estados alterados de conciencia. En sus obras posteriores, el enfoque temático de Dick reflejó claramente su interés personal en la metafísica y la teología. A menudo se basó en su propia experiencia vital, reflejó su obsesión con las drogas, la paranoia y la esquizofrenia en novelas como A Scanner Darkly y SIVAINVI.1

La novela El hombre en el castillo, galardonada con el premio Hugo a la mejor novela en 1963,2​ está considerada como una obra maestra del subgénero de la ciencia ficción denominado “Ucronía”. Fluyan mis lágrimas, dijo el policía, una novela sobre una estrella televisiva que vive en un estado policial en un cercano futuro distópico, ganó el premio John W. Campbell Memorial a la mejor novela en 1975.3

Además de treinta y seis novelas, Dick escribió 121 relatos cortos. Gran parte de sus muchas historias cortas y obras menores fueron publicadas en las revistas pulp de la época;4​ fue en una de ellas donde apareció Beyond Lies the Wub, su primera venta profesional: Planet Stories de julio de 1952.5​ Aclamado en vida por contemporáneos como Robert A. Heinlein o Stanisław Lem, Dick pasó la mayor parte de su carrera como escritor casi en la pobreza6​ y obtuvo poco reconocimiento antes de su muerte. Tras ésta, sin embargo, la adaptación al cine de varias de sus novelas le dio a conocer al gran público. Su obra es hoy una de las más populares de la ciencia ficción y Dick se ha ganado el reconocimiento del público y el respeto de la crítica.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

El señor de las moscas – William Golding -1954

Sinopsis

«Fábula moral acerca de la condición humana, EL SEÑOR DE LAS MOSCAS es además un prodigioso relato literario susceptible de lecturas diversas y aun opuestas. Si para unos la parábola que William Golding estructura en torno a la situación límite de una treintena de muchachos solos en una isla desierta representa una ilustración de las tesis que sitúan la agresividad criminal entre los instintos básicos del hombre, para otros constituye una requisitoria moral contra una educación represiva que no hace sino preparar futuras explosiones de barbarie cuando los controles se relajan.»

William Gerald Golding

Nació en Newquay, Cornualles, en 1911 y creció en Marlborough, en cuya escuela era profesor de ciencias su padre, Alec Golding. El profesor Golding se definía como socialista con una gran confianza en el racionalismo científico, hecho que influyó decisivamente en sus dos hijos, William y Joseph, mientras que su madre, Mildred, era una ferviente defensora del sufragio femenino.1​ En 1930, William comenzó a estudiar ciencias naturales en el Brasenose College de Oxford para complacer a su padre, pero dos años después cambió a los estudios de literatura inglesa, con el sueño de convertirse en poeta, al estilo de Shakespeare y Tennyson.

En el otoño de 1934 se publicó su primer libro de poesía, Poems, que posteriormente repudió, y al año siguiente comenzó su trabajo como profesor en la escuela Michael Hall, en el sur de Londres,2​ trabajo que abandonó dos años después para volver a Oxford, donde preparó su doctorado.

En 1939, unas semanas antes de la declaración de guerra que condujo a la Segunda Guerra Mundial, contrajo matrimonio con Ann Brookfield. En abril del año siguiente comenzó a trabajar como profesor en la Bishop Wordsworth’s School de Salisbury.3​ A los cinco meses de la boda, en septiembre, nació su primer hijo, David. Dos meses después, en diciembre de 1940, ingresó en la Royal Navy.

Yo robot – Isaac Asimov – 1950

Sinopsis

  1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Isaac Asimov

2 de enero de 1920 greg.Nueva York, Estados Unidos, 6 de abril de 1992) fue un escritor y profesor de bioquímica en la  facultad de medicina de la Universidad de Boston de origen ruso, nacionalizado estadounidense, conocido por ser un prolífico autor de obras de ciencia ficción, historiay divulgación científica.2​ Asimov, asimismo, tenía un dilatado conocimiento sobre las ciencias naturales en todo su conjunto.

La obra más famosa de Asimov es la Saga de la Fundación, también conocida como Trilogía o Ciclo de Trántor, que forma parte de la serie del Imperio Galáctico y que más tarde combinó con su otra gran serie sobre los robots. También escribió obras de misterio y fantasía, así como una gran cantidad de textos de no ficción. En total, firmó más de 500 volúmenes y unas 9000 cartas o postales. Sus trabajos han sido publicados en 9 de las 10 categorías del Sistema Dewey de clasificación.

Asimov, junto con Robert A. Heinlein y Arthur C. Clarke, fue considerado en vida como uno de los «tres grandes» escritores de ciencia ficción.3

La mayoría de sus libros de divulgación explican los conceptos científicos siguiendo una línea histórica, retrotrayéndose lo más posible a tiempos en que la ciencia en cuestión se encontraba en una etapa elemental. A menudo brinda la nacionalidad, las fechas de nacimiento y muerte de los científicos que menciona, así como las etimologías de las palabras técnicas.

Asimov fue miembro de Mensa durante mucho tiempo, a cuyos miembros describía como «intelectualmente combativos». Disfrutaba más de la presidencia de la Asociación Humanista Estadounidense, una organización de ideología atea.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Soy leyenda – Richard Mathenson – 1954

Sinopsis

«Robert Neville es el único superviviente de una guerra bacteriológica que ha asolado el planeta y convertido al resto de la humanidad en vampiros. Su vida se ha reducido a asesinar al máximo número posible de estos seres sanguinarios durante el día, y soportar su asedio cada noche. Para ellos, el auténtico monstruo es este hombre que lucha por subsistir en un nuevo orden establecido.»

Richard Matheson

Hijo de inmigrantes noruegos, creció en Brooklyn y estudió en el Brooklyn Technical School. Después cumplió servicio militar como soldado de infantería en la Segunda Guerra Mundial. En 1949 se licenció en periodismo por la Universidad de Misuri y en 1951 se mudó a California. Se casó en 1952, y tres de sus cuatro hijos (Richard Christian, Chris, Bettina y Ali Matheson) también son escritores y guionistas.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Minority report – Philip k. Dick – 1956

Sinopsis

Arrestamos a individuos que no han infringido ninguna ley. Sostenemos que son culpables. Ellos, por su parte, siempre alegan que son inocentes. Y en cierto sentido lo son

Philip k. Dick

fue un prolífico escritor y novelista estadounidense de ciencia ficción, que influyó notablemente en dicho género. Dick trató temas como la sociología, la política y la metafísica en sus primeras novelas, donde predominaban las empresas monopolísticas, los gobiernos autoritarios y los estados alterados de conciencia. En sus obras posteriores, el enfoque temático de Dick reflejó claramente su interés personal en la metafísica y la teología. A menudo se basó en su propia experiencia vital, reflejó su obsesión con las drogas, la paranoia y la esquizofrenia en novelas como A Scanner Darkly y SIVAINVI.1

La novela El hombre en el castillo, galardonada con el premio Hugo a la mejor novela en 1963,2​ está considerada como una obra maestra del subgénero de la ciencia ficción denominado “Ucronía”. Fluyan mis lágrimas, dijo el policía, una novela sobre una estrella televisiva que vive en un estado policial en un cercano futuro distópico, ganó el premio John W. Campbell Memorial a la mejor novela en 1975.3

Además de treinta y seis novelas, Dick escribió 121 relatos cortos. Gran parte de sus muchas historias cortas y obras menores fueron publicadas en las revistas pulp de la época;4​ fue en una de ellas donde apareció Beyond Lies the Wub, su primera venta profesional: Planet Stories de julio de 1952.5​ Aclamado en vida por contemporáneos como Robert A. Heinlein o Stanisław Lem, Dick pasó la mayor parte de su carrera como escritor casi en la pobreza6​ y obtuvo poco reconocimiento antes de su muerte. Tras ésta, sin embargo, la adaptación al cine de varias de sus novelas le dio a conocer al gran público. Su obra es hoy una de las más populares de la ciencia ficción y Dick se ha ganado el reconocimiento del público y el respeto de la crítica.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Himno – Ayn Rand – 1938

Sinopsis

Vivió en la Edad Media del futuro. En un mundo sin amor, se atrevió a amar a una mujer, elegida por él. En una época en que se había perdido todo vestigio de ciencia y civilización, tuvo el coraje de buscar y encontrar el conocimiento. Pero éstos no fueron los crímenes por los que sería perseguido. Fue condenado a muerte por haber cometido un pecado imperdonable: sobresalir del rebaño de seres humanos irreflexivos. Era un hombre solo.

Este clásico de Ayn Rand, acerca de una Edad Media futura, del gran «nosotros», un mundo que priva a los individuos de su nombre, su independencia y sus valores, anticipa sus ulteriores obras maestras, El manantial y La rebelión de Atlas.

Ayn Rand

San Petersburgo, 2 de febrero de 1905Nueva York, 6 de marzo de 1982), fue una filósofa y escritora rusa de origen judío que obtuvo la nacionalidad estadounidense. Autora de las novelas El manantial y La rebelión de Atlas, desarrolló un sistema filosófico conocido como «objetivismo».

Rand defendía el egoísmo racional, el individualismo y el capitalismo laissez faire, argumentando que es el único sistema económico que le permite al ser humano vivir como tal, es decir, haciendo uso de su facultad de razonar. En consecuencia, rechazaba absolutamente el socialismo, el altruismo y la religión.1

Entre sus principios sostenía que el hombre debe elegir sus valores y sus acciones mediante la razón, que cada individuo tiene derecho a existir por sí mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí, y que nadie tiene derecho a obtener valores provenientes de otros recurriendo a la fuerza física

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

El planeta de los simios – Pierre Boulle – 1963

Sinopsis

Una pareja en luna de miel espacial descubre una botella con un mensaje. En él se narra como el periodista Ulysse Mérou, el profesor Antelle y su discípulo Arthur Levain parten hacia la estrella Betelgeuse. Al observar el planeta Soror descubren rastros de una civilización parecida a la terrestre. Al aterrizar descubren que los seres humanos viven en estado salvaje… A partir de ahí la trama es de todos conocida.

Pierre Boulle

Después de terminar sus estudios, se marchó a vivir a Oriente. Se alistó en el ejército y combatió durante la Segunda Guerra Mundial en China, Birmania e Indochina. Tras la guerra, se fue a vivir a Malasia y, finalmente, regresó para instalarse definitivamente en Francia.

Escribió las novelas El puente sobre el río Kwai (1952) y El planeta de los simios (1963). El puente sobre el río Kwai fue adaptada en una película homónima en 1957, dirigida por David Lean. El filme ganó 7 Premios Óscar, incluyendo el de mejor película y el de mejor guion adaptado. Boulle ganó el premio al mejor guion adaptado a pesar de no haber escrito el guion y, según él mismo admitió, ni siquiera hablar inglés. El guion fue escrito por Carl Foreman y Michael Wilson, quienes estaban en la lista negra de la caza de brujas liderada por el senador Joseph McCarthy, acusados de pertenecer a organizaciones comunistas, por lo que tenían que trabajar secretamente, y su aportación no fue acreditada en la primera versión. Por ello, el premio Óscar al mejor guion adaptado fue acreditado a Pierre Boulle. En 1985, la Academia concedió un premio póstumo a los dos guionistas.1

Pese a ser un escritor de vocación tardía, fue prolífico y aplaudido desde su primeras entregas.

[siteorigin_widget class=»SiteOrigin_Widget_Headline_Widget»][/siteorigin_widget]

Hasta aquí la selección de 10 relatos, cuentos, y novelas de ciencia ficción distópica, una lista en la que por supuesto podría haber incluido un sin fin más de piezas literarias en tornoa  a este apasionante género. En próximos post seguro que extenderemos esta lista para todos los amantes de la ciencia ficción.

No olvidéis seguirme en las redes y en el canal de youtube, donde encontraréis muchos temas interesantes en torno al cine, sus técnicas, tutoriales, análisis y muchos más.

*Bibliografia y *lecturalia, *wikipedia, *entrelectores

*Imagenes extraidas de elblogdegodmakers, Excentrya, eljardindelsuenoinfinito, libros.fnac, subelaspersianas, quelibroleo, castillodelibros, librotec, elsalonaureo