La inspiración, es algo así como una quimera que viene en el momento mas inoportuno y que si la dejas pasar se comporta como cualquier otra oportunidad, parece que no vuelve.

Esto tienen parte de sentido, pero no todo ya que con una serie de trucos lograremos no solo captar la inspiración sino retenerla e incluso divagar sobre ella hasta poder sacarla al papel o convertirla en un proyecto.

Lo primero de todo es el modo en que se puede tener esta inspiración divina, hay diferentes recursos y modos, ya que a cada cual le gusta llamarla de una forma diferente, por ejemplo, hay gente que la música le activa partes de su cerebro a la hora de crear, sin embargo hay otros muchos artistas que ven películas o dan un simple paseo imaginando vidas alternativas.

Vamos a hacer una pequeña lista, para que cada uno experimente a su forma.

Escuchar música. La música sin duda es una de las artes mas especiales del planeta, una de las practicas mas antiguas de la tierra, y por supuesto si la música es buena, nos activara las partes del cerebro adecuadas para pensar y viajar por los universos a los que nos lleve nuestra inspiración acompañado de los acordes que mas nos gustan o nos llaman la atención.

Ver películas, series, cortometrajes, videoclips. Esto es una de las formas mas usuales para conseguir inspiración en cuanto a conceptos y técnicas, a parte de para crear historias. El inconveniente de esta forma de encontrar inspiración es que muchas veces podemos llegar a estar tan influidos por algunas historia precedente, que acabamos copiando.

Leer. Este habito es un habito muy antiguo, y al que le guste la lectura, y tenga imaginación puede experimentar como a medida que va leyendo, las palabras del libro y las descripciones se van convirtiendo en imágenes en su mente.
Esto podría explicar por que hay tantas adaptaciones de novelas, por que al leer podemos imaginar el entorno que rodea a la literatura y siempre dar un enfoque extra a las palabras del autor.

Dar un paseo. Esta técnica es muy refrescante, ya que un simple paseo por la calle te ayuda a concebir vidas alternativas creadas alrededor de las personas con las que te cruzas, gente que ves sentadas en bares, conduciendo, paseando animales y otras muchas tareas cotidianas que una vez están focalizadas no cuesta mucho hilar hacia un lado u otro una historia relacionada con algo que pretendamos escribir o imaginar.

Viajar. Viajar se parecería mucho a la forma anterior de conseguir inspiración, solo que en este caso añadimos no solo comportamientos o acciones humanas, sino que podemos encontrar también gran inspiración en paisajes, regiones, lugares, etc. donde pueden desarrollarse ideas creativas de todo tipo.

Dormir. Dormir es uno de los momentos mas característicos del día cotidiano, y si uno se toma un tiempo para pensar antes de entrar en el sueño profundo y es capaz de retener ideas, es una fuente de inspiración muy interesante ya que conecta directamente con el subconsciente, dejando al margen la parte racional que muchas veces nos sirve de freno para la inspiración o para la reflexión.

Tomar drogas. Desde aquí no animo a nadie a tomar este tipo de sustancias, (ya que no es una de mis practicas a la hora de captar inspiración), simplemente comento que hay artistas que les gusta hacer este tipo de cosas para tener inspiración. No es ningún secreto que grandes músicos y artistas consumían, e incluso algunos murieron por las mismas, para estar inspirados en un estado alterado de consciencia.
Hay un grupo de drogas mas desconocidas, por llamarlas de algún modo, que son usadas por chamanes, de poblados indigenas, en sus ritos ancestrales y que se supone que altera la consciencia, de tal manera que podría enseñarnos realidades alternativas.
Por supuesto si uno elige esta forma de inspiración debe ser por su propia cuenta y riesgo.

Hasta aquí la listas de forma de conseguir inspiración y así llega el final del post de hoy, En el siguiente post escribiremos sobre formas de retener nuestra inspiración y técnicas para el desarrollo dela misma hasta alcanzar una idea formada.